Respondre al comentari

«El índice de masa corporal (IMC) que usted (y el Servicio Nacional de Salud) utilizan para evaluar la obesidad es una medida extraña. Vivimos en un mundo de tres dimensiones, sin embargo, el índice de masa corporal se define como el peso dividido por la altura al cuadrado. Fue inventado en la década de 1840 [entonces, la obesidad no era considerada un problema], antes de las calculadoras, cuando una fórmula tenía que ser muy simple para ser utilizable. Como consecuencia de esta definición infundada, millones de personas de baja estatura piensan que están más delgadas de lo que están, y millones de personas altas piensan que están más gordas». Esta es una parte de la carta que Nick Trefethen, profesor de análisis numérico de la Universidad de Oxford, envió a la revista The Economist este mes de enero para explicar por qué ha propuesto una nueva manera de calcular si una persona está o no en su peso adecuado. A partir de ahí explica su fórmula nueva, que intenta corregir un fallo de la anterior: la gente más alta tiene un porcentaje de grasa natural que no debe considerarse sobrepeso. Puntualiza Trefethen que «la nueva fórmula no se basa en estudios epidemiológicos y puede que no sea una mejora, por todo tipo de razones», y necesitará por tanto un análisis muy serio antes de aceptarla como general.

Reply

El contingut d'aquest camp es mantindrà privat i no es mostrarà públicament.
Image CAPTCHA
Introdueixi els caràcters que apareixen a la imatge.